Levonorgestrel + etinilestradiol

 

Acción Terapéutica

Anticonceptivo oral.
Publicidad

Propiedades

La asociación de levonorgestrel y etinilestradiol es efectiva y segura como anticonceptivo hormonal, ya que la acción sinérgica del progestágeno y el estrógeno permite reducir las dosis de estrógeno requeridas para lograr el efecto contraceptivo.

Indicaciones

Anticoncepción oral.

Dosificación

Para una asociación con 0,15mg de levonorgestrel y 0,03mg de etinilestradiol por dosis el tratamiento cíclico consta de 21 dosis. Primer envase: a partir del primer día de la menstruación, una gragea diaria durante 3 semanas (21 días). A continuación se intercala 1 semana (7 días) de descanso durante la cual se presenta una hemorragia similar a la menstrual. Después del descanso se reanuda el tratamiento con un nuevo envase. El efecto anticonceptivo comienza desde el primer día de la toma e incluso se mantiene durante la semana de descanso. Aun cuando el primer ciclo sea algo más corto, los ciclos siguientes durarán 4 semanas.

Precauciones y Advertencias

Antes de iniciar el tratamiento debe efectuarse un detenido examen clínico y una minuciosa exploración ginecológica (incluidas mamas y citología vaginal). Debe hacerse una detallada anamnesis familiar. Adicionalmente, se deben descartar trastornos de la coagulación cuando se hayan presentado en familiares, durante la juventud, enfermedades tromboembólicas (p. ej., trombosis venosa profunda, apoplejía, infarto de miocardio). Debe descartarse la presencia de un embarazo. En los tratamientos prolongados, control médico cada 6 meses. Las mujeres que padecen de diabetes, hipertensión, várices, otosclerosis, esclerosis múltiple, epilepsia, porfiria, tetania o corea menor, así como las mujeres con antecedentes de flebitis, deben mantenerse bajo cuidadosa vigilancia médica. Según los conocimientos actuales no puede excluirse que la administración de anticonceptivos hormonales esté relacionada con una elevación del riesgo de sufrir enfermedades tromboembólicas venosas y arteriales. Con respecto a la trombosis arterial (p. ej., apoplejía, infarto de miocardio), parece aumentar aún más el riesgo relativo cuando coinciden los siguientes factores: tabaquismo, edad más avanzada y empleo de anticonceptivos orales combinados. Durante el tratamiento hormonal se han observado alteraciones hepáticas benignas y, más raramente, malignas. Motivos para interrumpir inmediatamente la medicación: aparición por primera vez de cefalea o jaqueca, o frecuente presentación de cefaleas de intensidad no habitual, trastornos repentinos de la percepción (p. ej., de la visión, de la audición), signos iniciales de tromboflebitis o tromboembolias (p. ej., edemas o dolores en las piernas, dolores punzantes al respirar o tos de origen desconocido), intervenciones quirúrgicas planeadas de antemano (6 semanas antes de la fecha prevista) e inmovilidad forzosa (fracturas). En todos estos casos puede existir un riesgo aumentado de trombosis. Otros motivos para suspender el tratamiento son: aparición de ictericia; hepatitis; prurito generalizado; aumento de los ataques epilépticos; hipertensión arterial; embarazo.

Interacciones

La administración simultánea y regular de otros medicamentos (p. ej., barbitúricos, hidantoínas, rifampicina, fenilbutazona, ampicilina) puede reducir el efecto anticonceptivo. También pueden modificarse los requerimientos de antidiabéticos orales o de insulina.

Contraindicaciones

Embarazo conocido o sospechado, insuficiencia hepática, antecedentes de ictericia gravídica esencial o prurito severo del embarazo, síndrome de Dubin-Johnson, síndrome de Rotor, tromboembolismo, arterial o venoso, anemia de células falciformes, carcinoma de mama o de endometrio tratados o actuales, diabetes, trastornos del metabolismo de los lípidos, hemorragia vaginal sin diagnosticar.
Publicidad
Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play